Número 5

 

LA CANOA[1]

 

CAYO-PUTO[2]

 

[...][3]

Al defensor del Duelo vindicado:[4] este bendito tuvo habilidad para llenar dos pliegos de papel de letra menuda con vaciedades y sandeces. Van 900 pliegos de su obra para el uso de los tenderos del Cayo.

[...][5]

El Pensador anuncia en el número 24 de su Conductor que nos espetará otros 24 Eléctricos.[6] No lo permita Dios, pues entonces se pone por los suelos el papel viejo que en este Cayo es uno de los principales ramos de la hacienda pública.

[...][7]

 
 

[1] México: En la Oficina de don Juan Bautista de Arizpe, 1820, [4 pp.].

[2] Cayo Puto. Cf. nota 27 a El Irónico Hablador..., en este volumen.

[3] Resumen de texto omitido: El autor da noticia de que se remitieron al Cayo el folleto Carta de la isla de Cayo al cargador de las Canoas, firmado por Leopardo, que es identificado con F. P. A., en el que se ataca a los liberales tachándolos de francmasones y a éstos identificándolos erróneamente con los cuáqueros. Se critica también el folleto Mil cartas de la isla de Cayo, así como miles de ejemplares de la tercera y cuarta reflexión hechas por el Médico de la Patria, papeles que considera subversivos y sediciosos.

[4] Duelo vindicado. Cf. nota 1 a El Teólogo Imparcial..., número 1, en este volumen.

[5] Resumen de texto omitido: Enseguida se critica a M., autor de un Suplemento contra lo publicado en el Noticioso General, núm. 741, 27 sep. 1820, titulado Incitativa de un Español Americano a todos los Españoles Ultramarinos que se hallan en la Península. México: Reimpreso en la Oficina de Alejandro Valdés, 1820, 7 pp., fechado en Valladolid, España, el 30 de marzo de 1820, en el que se exhortaba a los españoles americanos que se encontraran en Madrid a mostrar su desacuerdo respecto a la convocatoria a Cortes para los años de 1820-1821, que pretendía una representación de 30 diputados suplentes para estos territorios, número que sería insuficiente. El Remitido de M. apoya la resolución de las Cortes, pues al hallarse este territorio en insurrección no podía representarse. A éste responden dos folletos: Justas quejas, que un ciudadano hace a la nación hispano-americana contra el autor del papel remitido al Noticioso General, e inserto en el Suplemento número 741 del miércoles 27 de septiembre de 1820, firmado por Alazure, L. J. M., fechado en Oaxaca el 15 de octubre de ese año (Puebla 28 de octubre de 1820. Reimpreso en la Oficina de D. Pedro de la Rosa. Medio real, 1 p.); y Defensa de los americanos. Contra el que impugnó la Incitativa en el Suplemento del Noticioso General núm. 741., firmado por M. T. (Puebla 21 de octubre de 1820. Oficina del Gobierno, 15 pp.).

[6] En el número 24 de El Conductor Eléctrico Fernández de Lizardi pone una nota final: “Sin embargo de que en el número 22 ofrecí presentarme en debida forma, a efecto de que se me continuase imprimiendo mi periódico, he variado de pensamiento [...] el periódico se suspende, y continuará cuanto antes y luego que se me facilite, o que lo impriman en Puebla o que se me concluya una imprentita.

  “Entre tanto, prevengo que otros 24 números deben componer el tomo primero. Esta prevención es oportuna para que no encuadernen los que han salido después se hallen con la obra echada a perder”. Cf. Obras IV-Periódicos, p. 428.

[7] El texto continúa criticando a otros autores: a El Campanero [Cf. nota 9 a La Canoa, número 1, en este volumen] porque defiende la Inquisición, a liberales y serviles, a los defensores de El Duelo de la Inquisición [Cf. nota 1 a El Teólogo Imparcial, número 1, en este volumen] y al autor que insulta a los mexicanos.