NOTICIOSO GENERAL[1]

29 de septiembre 1820


Pregunta a El Pensador Mexicano sobre el Montepío[2]

 

 

Señor Pensador: permítame usted la confianza de hacerle una pregunta, ya que por la libertad de la imprenta[3] nos es permitido el manifestar nuestros sentimientos; es, a saber, en qué consiste el no pagar a las infelices viudas y huérfanos del ministerio el Montepío por completo, habiendo variado tanto las circunstancias con respecto a las del tiempo en que nos quitaron la mitad, de manera que cuando todos respiran creyéndose felices, nosotras gemimos oprimidas de la miseria. ¿Y qué razón habrá para esto? Lo que puedo decir a usted es que algunas veces he oído que quien causa nuestros trabajos es la desidia e indolencia de los individuos que componen la Junta, lo que yo no digo sea cierto a pesar de que serán contadas las veces que se hayan asociado para tratar de nuestros intereses.

El excelentísimo señor virrey,[4] con la bondad que forma su carácter, varias veces ha manifestado cuánto anhela su corazón el ver socorridas las continuas urgencias de tantas infelices, pero sin que hasta ahora hayan tenido efecto sus benéficos deseos.

Por fin, señor Pensador, Dios le dé a usted paciencia para tanto preguntón, y dispense a una interesada que no tiene más arbitrio que preguntar porque ni sus luces, ni su instrucción le permiten otra cosa.

 



[1] Núm. 742, p. 3. Sin firma. Este periódico se fundó el 24 de julio de 1815 y duró hasta 1824. En el Diario de México (26 jul. 1815) se atribuye su fundación a J. C. (¿Joaquín Conde?). Salió primero dos veces por semana, y luego los lunes, miércoles y viernes en tamaño mayor. Constaba de 4 páginas. Se imprimió en la Oficina de José María de Benavente; en la redacción intervino Wenceslao de la Barquera. Cf. Justo Sierra Antología del Centenario, t. II, p. 1072.

[2] Montepío. Cf. nota 4 a El abogado lego, en este volumen.

[3] libertad de imprenta. Cf. nota 7 a El Irónico Hablador..., en este volumen.

[4] Juan Ruiz de Apodaca. Cf. nota 5 a Verdadera prisión y trabajos del padre Lequerica, en este volumen.