DIARIO DE MÉXICO

del domingo 15 de noviembre de 1812[1]

 

Penitencia que se le da al Contrito Churripampla
del
Diario del día 12 del corriente[2]

 

 

Todos los papeluchos que a tu ver

sean malos, ¡oh Contrito!,[3] has de juntar

y una hoguera con ellos has de hacer;

los calzones, asaz, te has de quitar,

y sobre el fuego[4] el ANO has de poner,

de modo que no puedas más pecar:

que aunque ardas como estopa, subscriptor,

no le harás falta al DIARIO y PENSADOR.

 

 



[1] T. XVII, núm. 2602, p. 575.

[2] Churripampla. Santamaría registra: churripampli. “No atino con el significado original de esta voz. Como sustantivo era el nombre de un baile con canto que se usó antiguamente.” En el Diario de México, t. II de 1806, p. 462, según Santamaría se lee: “El agraciado sonecito del churripampli, por los señores María Guadalupe Gallardo, Cecilia Ortiz, José María Morales y Juan Murani”. También consigna el verso de “El Jarocho” de Esteva: “Churripampli se casa/ Con la torera,/ Y por eso le dicen Churripamplera./ y ejto ej tan verdá/ Como ver a un borrico volá/ Por loj elemento;/ Churripampli de mij pensamientos/ ¿Dónde te hallaré?/ Y en la ejquina tomando café,/ Y en la ejquina tomando café.” Como adjetivo registra el siguiente: “Alborotado el cabello, corta la casaca, caída la ala del sombrero, pantalón de farol y zapato churripampli” (Diario de México, t. III, 1806, p. 230). Santamaría, Dic. mej.

[3] Cf. El Contrito, en este volumen.

[4] Cf. nota 4 a Primer número de [El] Juguetillo, en este volumen.